NO usar en el microondas, son de metal.

Apto para lavavajillas y el diseño NO se borra nunca.

Aunque el lavavajillas los “castiga” bastante, como hace con toda la vajilla.

Con el tiempo se posible que aparezca alguna mancha de óxido en la parte exterior cerca del borde superior. Esto pasa porque por aquí se cuelgan de un gancho para meterlos al horno y queda un pequeño punto sin esmalte. Es totalmente normal y no afecta a su uso. Si lo frotas desaparecerá.

 El esmalte es extremadamente resistente y duradero, pero se puede astillar y saltar si se golpea fuertemente sobre una superficie dura, dejando a la vista el acero. Si esto sucede y el desperfecto es por la parte exterior puedes seguir usando el tu taza sin ningún problema (es más, a nosotros nos parece que le aporta belleza y le da carácter). Si es en el interior tendrás que dejar de utilizarlo para uso alimentario ya que el desconchado acabará oxidándose.

No se recomienda calentarlo sin contenido.

Las posibles manchas desaparecerán hirviendo agua con bicarbonato.